sábado, 15 de diciembre de 2012

Póngase sus zapatos, caballero



Nadie podrá impedirte ser feliz si no eres tú mismo quien decide ponerse las cosas difíciles. ¿Prefieres que te odien por lo que eres, o que te amen por lo que nunca podrás ser? La ficción es sumamente bella en las páginas o las pantallas, pero la vida real no permite ensayos. Sé tú mismo, sonríe, y deja que los demás se pregunten por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada